lunes, 7 de enero de 2008

El tema de los Magos , Reyes Magos

Limusina  de los Reyes Magos
Pincha sobre la foto, la verás mejor.

Los Reyes Magos llegaron este año a Alcantarilla, Murcia, discretamente.Una sencilla limusina, les trajo a la ciudad, y ,entre saludos a las escasas personas que había por la calle a esa hora primera de la tarde, se dirigieron hacia sus carrozas, más a tono ya con quienes son.

Se van los Reyes
Pincha sobre la foto, la verás mejor.

La cabalgata estaba acabando; los Reyes ya iban dejando sus dulces regalos, y despidiéndose, para disponerse a dejar sus correspondientes regalos. Aún las luces angelicales, marcaban el camino de Reyes y de quienes disfrutaban viéndoles pasar.

El Roscón de los Reyes Magos
Pincha sobre la foto, la verás mejor.

Ahora a tomar el roscón.Un dulce con diversas variantes, pero que muestra cómo más llamativo el hecho de esconder diversos regalos en su interior. Hace años, llevaba sólo un haba, al menos aquí en Murcia; aquel que la encontraba , pagaba el roscón. Ahora, con tantos cambios, los regalos son muy variados, pero en algunos de ellos aún se encuentran habas no verdaderas, de plata incluso. Acompañado de caliente chocolate, una agradable transición entre el paso de los Reyes por la calle, y la espera hasta que lleguen a la casa ,con los regalos deseados, en eso se confía.

Lo que traen los Reyes
Pincha sobre la imagen, la verás mejor.

Llegaron los regalos por fin. Unos habrán agradado sobremanera, otros dejarán alguna cara algo triste pues no era lo deseado. Regalos que divierten, alegran, sorprenden , llaman la atención, te dejan perplejo; hacen abrir los ojos de forma increíble,o, hacen aparecer un gesto de ligero o gran desencanto.
Los niños los encuentran en las casas, y su ansiedad previa se desborda, rompiendo papeles, abriendo paquetes, pasando de uno a otro con intensa rapidez. El que los va entregando, ve las caras y se tranquiliza por fin, o se enfada intensamente sin hacerlo ver consigo mismo; han sido semanas, o dias, pensando, buscando, metiéndose en colas infinitas, o , adquiriéndolo cómo haya elegido hacer, en las que la idea fija era esa: qué comprar, qué gustará, cuánto me va a costar , y unas cuántas conjeturas más. Todo, claro, en nombre de los Magos, Reyes Magos, a los que , en más de una ocasión, y a la vista de las reacciones obtenidas al entregar los regalos, desearía que permanecieran en Oriente o dónde vivan todo el año, para la eternidad total y definitiva.










6 comentarios:

Merce dijo...

Lo bueno es que casi siempre se pueden devolver, y mis reyes no se lo toman a mal...si es que ya se sabe que sobre gustos...

luz de gas dijo...

Ay, esa suerte ;el volver a andar el camino ahora marcha atrás, dejando lo que elegiste, o lo que te eligieron. Menos mal, y, que no hay problema cómo dices, con nadie por hacerlo. Saludos Merce.

Milagros Sánchez dijo...

Te comprendo perfectamente y lo mejor sería tomar este tipo de acontecimientos con menos consumismo y despilfarro, porque los niños se acostumbrarían a valorar mejor lo que se les regala y debería ser siempre merecido NO por capricho ni por tradición.
No me alargo para no aburrirte pero podría hacerse un buen debate con el montaje comercial de los Reyes Magos y la falta de motivación personal en los niños, que año tras año se vuelven más tiranos con sus padres por maleducarles.
Besos y ¡buen inicio de año!

Livaex dijo...

NO, por mí que vuelvan siempre. Hoy día todos los regalos son cambiables y merece la pena todo con tal de ver las caras infantiles que son las que cuentan.

Mari Carmen dijo...

Pues ya se acabó la fiesta y el jolgorio. ¿Te han traído los Reyes lo que esperabas? A mi sí. En realidad siempre aciertan conmigo (no soy nada exigente, así que lo tienen muy fácil): me traen toneladas de libros, algún perfume... y yo feliz, feliz. Lo demás que necesite, ya me lo compraré yo :)

Un abrazo, Luz.

luz de gas dijo...

Milagros: demasiado consumismo sí, sin duda; cambios en la Navidad, en general, también. Todo se refleja en los niños, esas esponjas, en las que , da gusto en algunos, no en todos lamentablemente, continuar viendo la cara de sorpresa, en estos dias, y sobre todo, con los regalos de Reyes. Un beso
Livaex: Menos mal que pueden cambiarse; cómo se tiene tanto , o bastante de muchas cosas, cómo la talla no vale, cómo el color, etc, se puede arreglar, afortunadamente.
Abrazos.
Mari Carmen: Con los libros y perfumes, sí, saben que aciertan , y a mí, cómo a tí, los que vengan. La réflex, un año más , sigue en la tienda. Es que soy muy crédula, siempre la pido, y siempre sigo esperándola. A ver, el año próximo.
Besos